¡Los fantasmas de Amacoy tomaron la web!

 

¡Los medios hicieron suyos mis fantasmas del viento!

 


 

 

 


¡Gracias!

 

Anuncios

Un mensaje de Mila Mendoza

 

 

 

Gracias…

 

 

Buenos días.

Primero, quiero agradecerle a la vida  con sus atajos, caminos y ventiscas que me trajeron hasta aquí.

Gracias a ustedes por estar presentes.

Gracias a las luces que me guiaron para no desfallecer.

Gracias.

Una de esos ángeles fuerte y poderoso fue mi amigo Mario Szchiman quien me impulsó a publicar mi libro, Amacoy, fantasmas del viento. Creyó en mi, cuando ni yo misma creía; fue mi guía  hasta para hallar a Carmen Virginia Carrillo, editora de sus publicaciones, y primera editora de la mía, quien acaba de presentar Amacoy fantasmas del viento, tan bien como lo hubiera hecho nuestro querido amigo. De él, me queda su energía para siempre plasmada en las palabras tan bellas que escribió en el prólogo de mi libro, antes de irse físicamente. Se que esa alma inmortal se encuentra en este momento con nosotros, como muchas más que nos están acompañando, felices que haya cristalizado una etapa más de mi vida que ellos ayudaron con sus consejos, con sus luces  y su inmenso amor.

Sigo agradeciendo al viento del norte que me llevó a cruzar mares y encontrarme con Pedro Morales, en aquella particular y hermosa isla de Fuerteventura. Allí se destapó mi imaginación y puede concluir Amacoy, fantasmas del viento.

Agradecer se me hace fácil cuando tienes una madre de 99 años, 4 hijos, hermanos y amigos entrañables, quienes no pudieron venir pero que están presentes de corazón. Todos me envuelven con esa energía luminosa que tan solo da el amor.

Quiero agradecer a la tierra donde nací…Venezuela. Mi sangre es como la savia de cada árbol de sus selvas, de cada grano de arena de sus playas, de cada gota de agua de sus imponentes saltos, de cada palabra en lengua indígena, en oriental, en andino, en llanero, en maracucho que brota de los labios de mi gente, todas se encuentran resumidas en mi voz.

Esa explosión de vida de tierra tropical, de mi Venezuela, la llevó dentro, siempre está presente en el centro de mi espíritu y allí la busco cuando quiero encontrarme.

Quiro reconocer la labor encomiable que hace la Editorial Caligrama, abriendo espacios y oportunidad para aquellos escritores que quieran publicar sus libros, y por supuesto darle las gracias a la Librería Isla de papel por permitirme este maravilloso espacio.

Gracias.

 

Mila Mendoza con Carmen Virginia Carrillo y Pedro Morales en Sevilla.