DERIVACIONES DEL AMOR

Mis poemas de amor estuvieron olvidados, guardados en maletines viejos, llevando polvo y desvaneciéndose por el tiempo. Muchos de ellos fueron escritos a mano, en servilletas, en guiones de televisión, en libretas de hotel, en hojas de papel cuaderno. Cualquier trozo de pliego blanco o amarillo, de bolsa rústica, era bueno para su cometido: plasmar mis sentimientos, mi pesar, mi desilusión, mi dolor, mi alegría, mi pasión, mi entrega.

Estos versos de aprendiz de poetisa fueron escritos para aquellos que amé y que formaron parte de mi vida. Ahora se los regalo al mundo, los echo a volar con el viento del norte, hasta que lleguen a otros amantes, quienes posiblemente los podrán utilizar en cualquiera de las derivaciones del amor y, cuando abran el libro, ábranse también a la vida, al sentimiento, a los gritos entrecortados, a los muslos entrelazados, a los pies tocándose, al llanto y a la desesperación. ¡Siéntanse vivos!

Y a ustedes mis amores, espero que al leerlos me recuerden y se reconozcan en mis poemas.

 

¡Los invito!


 

Una de las mas hermosas características del nuevo poemario de Mila Mendoza son las ilustraciones del libro realizadas por Sol Mendoza.

Ilustraciones de Sol Mendoza

 


 

Comentario de Lectores

Unknown-1