En contra ley.

Tu piel  me huele a verdor

de hierba fresca y azahar,

de repente huele a mar

o a leña recién cortada.

 Entre tantas madrugadas

que esta mi cama vacía,

busco tu olor cada día

en un nuevo despertar.

Llevas mi signo clavado

en todo el medio del pecho

y aunque no estés en mi lecho

y no me encuentre a tu lado,

me llevas a tu costado

como un tatuaje mal hecho.

 Buscarás las fantasías

en cada nueva mujer,

 y encontrarás el placer

en otra boca anhelante,

 te sentirás tan  distante

después de hacer el amor,

porque yo estaré allí,

en mitad del corazón,

en el centro del dolor.

 Me sentirás dormir

apretada a tu costado,

 buscarás con tus manos

mis senos encabritados.

Acariciaras mis muslos

recorriendo mis vertientes,

para llegar a mi vientre

donde hallarás el descanso,

que da mi cuerpo caliente

a toda tu intimidad.

Despertarás del ensueño

que te da la evocación,

de toda nuestra pasión.

Y sentirás el vacío,

tal como lo siento yo,

que se hace tan eterno

como la ausencia del ser.

Porque tu y yo como nadie

nacimos para querernos

y para no separarnos

aunque vaya en contra ley.

Leer más en el libro de la autor, Derivaciones del amor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.